6/05/2004

1-La leyenda.

Érase una vez, hace mucho tiempo. En algún punto del pasado sin presente, cuando las estrellas antiguas aun eran jóvenes. En un tiempo sin edad, cuando todavía no se llevaba la cuenta del tiempo transcurrido, donde los poderosos ya sometían a los más débiles. En las tierras donde los demonios atormentaban a los mortales comunes. Donde sobrevivir como se pudiera era moneda corriente. En este momento, existía un hombre que se atrevía a enfrentar todo, el solo con la espada le plantaba cara a las adversidades. Sin ninguna armadura, excepto la fortaleza de su corazón. Su deambular por este mundo lo llevaba por lugares maravillosos, y otros que no lo eran tanto. Pero su búsqueda del lugar ideal no se detenía. Este guerrero tenaz, nunca cejaba en su empeño, jamás dudaba de su objetivo. Desde ese tiempo, su nombre se asocia con la decisión, la determinación, incluso algo más profundo y poderoso. El continuaba a pesar de todo, solo con su espada. Con ella derribaba todas las paredes y obstáculos que se le interponían en el camino. Esta gloriosa y legendaria espada era de una forja como nunca se conoció antes, podía cortar todo lo que se encontrara enfrente. Para este hombre era más una herramienta que un arma, la más poderosa que hubiera existido jamás. En los pueblos de todo el mundo se la conocía como la matadora de demonios, acérrima enemiga de estos seres que se entretenían atormentando a los mortales comunes. El guerrero y la mayoría que la conocían la llamaban por un nombre especifico, su gran compañera en todas sus vicisitudes, bien lo merecía. La hoja de la misma, producía un sonido característico, incluso al entrar en contacto solamente con el aire. El, aseguraba que ese sonido era lo que hacia poderosa a su espada y a si mismo. Según dicen los libros más polvorientos, lo que resonaba por esa hoja era el sonido del universo. Cada vez que la blandía, resonaba como un grito de victoria, y este era: NAM MYOJO RENGUE KYO. Todavía en las montañas milenarias, donde la mano del hombre ha llegado muy poco, se puede oír de boca de los más ancianos esta leyenda. La leyenda del guerrero Ichinén y su espada invencible, Daimoku.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

QUE MARAVILLOSA HISTORIA, DEBERIAS DIFUNDIRLA MAS, SOY DE LA SOKKA GAKKAI Y LO UTILISARE PARA DARSELO A LOS MAS JOVENES.

Ichinen dijo...

Gracias, la hice para eso. Pero lo de difundirla es complicado, poca gente le presta atención. Fue hecha para los miembros.

Carlos Isaias Sanchez Silva dijo...

Felicitaciones, buena narrativa.
Lo difundere.

Carlos Isaias Sanchez Silva dijo...

Felicitaciones, buena narrativa.
Lo difundere.

Carlos Isaias Sanchez Silva dijo...

Es más pertenezco al grupo IONNO de Chile de músicos y artistas...con tu permiso creare la opción a interpretarlo en una obra de teatro.

Carlos Isaias Sanchez Silva dijo...

Es más pertenezco al grupo IONNO de Chile de músicos y artistas...con tu permiso creare la opción a interpretarlo en una obra de teatro.